Componentes del abono para el césped natural

Componentes del abono para el césped natural. Los componentes del abono necesarios para mantener los tepes césped natural en óptimas condiciones.

El abono es un fertilizante que mejora la calidad del césped natural, de las plantas y los árboles. Podemos clasificarlos como abono simple o  compuesto. En este post hablaremos en concreto del abono complejo.

Nutrientes abono
Nutrientes abono

La recomendación de Agrocesped es nutrir de abono complejo granulado a las plantas ornamentales como puede ser el césped natural. Los nutrientes mínimos que debe contener todo abono complejo son: el nitrógeno (N) cuyas cualidades hacen que el césped natural enraíce correctamente. También, favorece el crecimiento de las raíces y de las hojas.  La cantidad recomendada de nitrógeno es de un 12%.

Otro de los nutrientes de que debe contener el abono es el fósforo (P), que debe contener un 11% de este componente. Hace que reaccione el sistema radicular en períodos de crecimiento. El potasio (K) es otro nutriente principal para el abono. Se caracteriza por estimular el crecimiento y de proteger al césped frente a hongos y enfermedades. Deberá contener un 18%. Los profesionales hablan siempre de los NPK refiriéndose a los porcentajes que representan estos nutrientes en el abono. Por el ejemplo lo que recomendamos desde Agrocesped es un NPK 12-11-18

Además de estos nutrientes existen otros como el calcio, magnesio, el zinc o el manganeso, entre otros, que enriquecen el terreno e influyen en el color del césped natural.

Abono complejo
Abono complejo

La cantidad de abono a nutrir el césped depende de la variedad de césped elegido, de la temperatura y humedad, del terreno, etc. Por ejemplo, la variedad trafic que se caracteriza por ser un tipo de césped resistente que se adapta muy bien al clima de cada zona se debe aportar una proporción de unos 20-30 gramos por cada metro cuadrado. La frecuencia sería cada 4 o 5 semanas los meses de primavera, verano y otoño. En invierno no sería necesario nutrirlo puesto que se para el crecimiento.

Por último, unas pautas a seguir a la hora de echar el abono serían: es necesario segar antes de abonar y regar después de echar el abono. Repartir de manera uniforme para evitar quemaduras en el césped y no echar en exceso. Existen abonadoras para repartir a partes iguales por todo el terreno. De cualquier manera, recomendamos seguir siempre las recomendaciones de los fabricantes.