Archivos de la categoría Accesorios para el jardín

Accesorios y productos complementarios para el jardín de césped natural.

Protectores para césped natural

Protectores para el césped natural. Césped natural de su jardín protegido mediante protectores para el paso de vehículos y personas. Protectores de césped natural.

Protectores
Protectores

Los protectores de césped natural están diseñados para evitar que se dañe el jardín por el paso de vehículos y de personas de forma intensa. Están formados por módulos que permiten realizar estructuras con ventajas estéticas, funcionales, económicas y ecológicas. Además de proteger, estos protectores de jardines filtran el agua evitando que se formen charcos y, por tanto, evitar la aparición de hongos y otras enfermedades. Con estas estructuras el crecimiento del césped y el enraizamiento será mejor para la salud del mismo.

Pues bien, sin estos protectores y el paso de vehículos por los jardines, el césped natural quedaría completamente dañado sin ninguna posibilidad de supervivencia. Estas estructuras se pueden instalar tanto en sendas peatonales como en jardines públicos, privados o en cualquier lugar donde haya césped natural.

Las ventajas de los protectores para el césped natural son diversas:

  1. El crecimiento del césped y el enraizamiento es más adecuado con la instalación de estos protectores.
  2. Además de proteger al césped natural, también resguardan al sustrato vegetal.
  3. La instalación es rápida. Los módulos se enganchan entre sí.
  4. Resistencia a la comprensión.
  5. El drenaje es perfecto ya que evita que se formen charcos.
Protectores para el césped natural
Protectores para el césped natural

La instalación es fácil y sencilla. Las placas se pueden cortar según su necesidad. La preparación del terreno se requiere nivelar el suelo acompañado de una capa de arena y ripio. Por último, se instalarían los módulos y se rellenaría con tierra vegetal y semillas.

En conclusión, estos protectores son la solución más eficaz y estética para estabilizar las superficies de césped natural cometidas al agua y al estacionamiento de los coches en zonas ajardinadas. Normalmente se fabrican de materiales que respetan el medio ambiente, reciclado y reciclable.

Sensores de lluvia: un accesorio del jardín

Ventajas de los sensores de lluvia. Los sensores de lluvia como accesorios que son instalados en el jardín de nuestra casa. Funcionamiento de los sensores de lluvia.

Los sensores de lluvia son aparatos electrónicos cuya función principal es paralizar el riego automático en caso de lluvia. Este accesorio contribuye con el medio ambiente por el consecuente ahorro de agua que ello produce. De esta manera, tendremos un jardín sostenible.

Las ventajas de estos sensores de lluvia son varias. Primero, la despreocupación de estar pendiente del jardín es un aspecto positivo ya que si no te encuentras en casa, pues de manera automática se detienen los aspersores en caso de que haya precipitaciones como ocurre en los meses de otoño e invierno. Otra ventaja es el ahorro en el consumo de agua y, por consiguiente, en la factura del agua. Además, con estos accesorios estamos ayudando al medio ambiente para contribuir eficientemente con la naturaleza. Si mantenemos estas técnicas en un futuro, tendremos garantizado la sostenibilidad.

Sensores de lluvia
Sensores de lluvia

La fabricación de los sensores de lluvias se hace con materiales resistentes. Lo que pretende hacer estos sensores es regular el caudal del agua en un recipiente en el punto el cual se debe paralizar el riego de nuestro césped natural. La instalación de estos sensores de lluvia es rápida y fácil, incluso lo puede realizar uno mismo.

Aparte de estos accesorios, existen otros de manera manual como los pluviómetros manuales que son los que nos dicen cuanta lluvia ha caído en un período de tiempo. Según esta información, debemos tener en cuenta regar más o menos. El problema de ello es que tenemos que estar presentes para controlarlo. Además, podemos citar otros sensores como los sensores de caudal, de viento, de humedad, de temperatura o de presión.

Por último, el supuesto inconveniente que puede tener los sensores de lluvia es el coste, que puede ser elevado. Sin embargo, en un periodo largo de tiempo podrá amortizarse por el ahorro de agua que ello supone.