Archivo de la etiqueta: sostenibilidad

Sensores de lluvia: un accesorio del jardín

Ventajas de los sensores de lluvia. Los sensores de lluvia como accesorios que son instalados en el jardín de nuestra casa. Funcionamiento de los sensores de lluvia.

Los sensores de lluvia son aparatos electrónicos cuya función principal es paralizar el riego automático en caso de lluvia. Este accesorio contribuye con el medio ambiente por el consecuente ahorro de agua que ello produce. De esta manera, tendremos un jardín sostenible.

Las ventajas de estos sensores de lluvia son varias. Primero, la despreocupación de estar pendiente del jardín es un aspecto positivo ya que si no te encuentras en casa, pues de manera automática se detienen los aspersores en caso de que haya precipitaciones como ocurre en los meses de otoño e invierno. Otra ventaja es el ahorro en el consumo de agua y, por consiguiente, en la factura del agua. Además, con estos accesorios estamos ayudando al medio ambiente para contribuir eficientemente con la naturaleza. Si mantenemos estas técnicas en un futuro, tendremos garantizado la sostenibilidad.

Sensores de lluvia
Sensores de lluvia

La fabricación de los sensores de lluvias se hace con materiales resistentes. Lo que pretende hacer estos sensores es regular el caudal del agua en un recipiente en el punto el cual se debe paralizar el riego de nuestro césped natural. La instalación de estos sensores de lluvia es rápida y fácil, incluso lo puede realizar uno mismo.

Aparte de estos accesorios, existen otros de manera manual como los pluviómetros manuales que son los que nos dicen cuanta lluvia ha caído en un período de tiempo. Según esta información, debemos tener en cuenta regar más o menos. El problema de ello es que tenemos que estar presentes para controlarlo. Además, podemos citar otros sensores como los sensores de caudal, de viento, de humedad, de temperatura o de presión.

Por último, el supuesto inconveniente que puede tener los sensores de lluvia es el coste, que puede ser elevado. Sin embargo, en un periodo largo de tiempo podrá amortizarse por el ahorro de agua que ello supone.

Ahorro de agua en el jardín

Ahorro de agua en el jardín. Cómo gestionar el jardín para el ahorro de agua. Fórmulas importantes para el ahorro de agua.

La jardinería ecológica cada vez está más presente en este mundo globalizado. Además, cada vez estamos más preocupados sobre el medio ambiente. Para su sostenibilidad debemos cuidarlo a través de distintas medidas. Por ejemplo, el ahorro de agua en nuestro jardín es una de las medidas para favorecer el medio ambiente. Además de ello, nos supone un ahorro en nuestro bolsillo.

Ahorro de agua en el jardín
Ahorro de agua en el jardín

Para que el ahorro de agua se produzca debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Usando una mezcla de mantillo con arena, hace que el terreno esté húmedo durante la mayor parte del día. En consecuencia, el riego va a ser menor.
  • La altura de la siega es fundamental para el consumo del agua. Una siega baja requiere un consumo de agua mayor, por tanto, el ahorro de agua será menor. La altura óptima es de 3 centímetros.
  • Instalar riego por aspersión o difusores y ajustarlos para que no se formen charcos. El riego con manguera, normalmente, el consumo será mayor. Además, el riego ha de hacer por la mañana o por la tarde-noche en verano. Si lo hiciéramos a las horas de sol, el agua se evaporará y, en consecuencia, el jardín del césped natural de su casa necesitará más riegos.
  • Un exceso de dosis de los nutrientes del abono provocará una necesidad de agua por parte del césped.
  • Evitar el nacimiento de malas hierbas ya que estas malezas compiten con el césped natural por el sol, agua…
  • Instalar sensores de lluvia para que el riego se paralice en caso de lluvia.
  • Elegir la mejor variedad que se adapte en su zona geográfica. Desde Agrocesped usamos las mejores semillas del mercado y estudiamos la mezcla óptima para que el mantenimiento sea menor y el ahorro de agua sea mayor.
  • Recoger el agua de lluvia vía estanques o mecanismos tradicionales.

En resumen, usemos el agua con moderación. Tampoco quiere decir que no se riegue, ya que si no se riega el césped natural de nuestro jardín podría morir.